Escultor cubano esculpe a escritor Andersen en plaza danesa

Mientras prepara una exposición con destino a Dinamarca el próximo mes, el artista cubano Arcadio Capote revive hoy el orgullo de haber esculpido la figura del escritor Hans Christian Andersen en una plaza danesa. 

Ocurrió hace un lustro en la ciudad natal del autor de La Sirenita y El patito feo, Odense, al conmemorarse el bicentenario del nacimiento del literato (1805-1875).

En esa ocasión, Jens Galschiot, afamado escultor danés, encabezó a manera de homenaje un proyecto para ambientar con obras alusivas a Andersen, en el entorno de la tercera ciudad en importancia del país escandinavo.

Recreados varios personajes antológicos de la literatura mundial para niños, como La Sirenita, Pulgarcito y El soldadito de plomo, faltaba el más importante: el propio escritor, comentó Capote a la prensa.

Entonces Galschiot encomendó la obra al creador cubano y su compatriota Rubén Peña, y el resultado fue un Andersen en cobre, descalzo, que aún sentado sobre una fuente alcanza los tres metros de altura.

Capote, quien inició su vida adulta como deportista en la especialidad de lucha, comenzó a estudiar arte a los 27 años en una academia de la villa colonial de Trinidad, fundada hace casi cinco siglos en la costa sur cubana.

En esta ciudad portuaria, 250 kilómetros al sudeste de La Habana, están emplazadas algunas de sus creaciones en tercera dimensión en sitios como la universidad local, la refinería de petróleo Camilo Cienfuegos (la Che Guevara) y un martillo (Hasta un día) que resulta emblemático en el Parque de las Esculturas.

También otros lugares vinculados a la industria turística en esta provincia centro-sureña, la ciudad de Caibarién en la vecina Villa Clara y el balneario de Varadero incluyen sus piezas de carácter monumental en los respectivos entornos.

Tomado de: Cubadebate (Con información de Prensa Latina)

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *